Virú: Asesinaron a chófer para robarle carro

DESALMADOS

Para la familia de Carlos Enrique Desposorio Nieto, el chofer de 36 años asesinado el viernes en la tarde en Virú, la verdad es una: los delincuentes que le dispararon al modesto chofer no habrían actuado guiados por la venganza o la rivalidad entre bandas criminales, si no por la furia que embargó a cada uno de ellos al no poder quitarle su herramienta de trabajo, la station wagon blanca en la que solía prestar el servicio de colectivo.

Los antecedentes del agraviado le dan fuerza a esta versión: en realidad no los hay, ni policiales ni judiciales. Estaba limpio, por decirlo de otra manera. Por ello su muerte ha causado la indignación de toda la provincia de Virú, donde la mayoría lo recuerda como una persona honesta, íntegra, dedicada exclusivamente a su trabajo.

Marcelino Desposorio, su acongojado padre, precisó que la station wagon la compró hace unos cuantos años para ayudar a su muchacho.

“Le inculcamos buenos valores, por lo que sabía manejarse con cordura; además, era muy respetuoso con la gente, por ello descarto lo que se ha dicho hasta ahora sobre lo ocurrido, que habría sido víctima de una venganza por parte de una banda de delincuentes. Eso es falso, él nunca estuvo inmerso en ese mundo”, acotó, para luego añadir: “Era muy trabajador, lamentablemente la falta de oportunidades le hizo andar sin un oficio fijo durante un tiempo, fue por ello que decidimos comprar la camioneta, para que trabaje; la station wagon era de la familia y era él quien la conducía, de esa forma sacaba adelante a su familia”.

Fue en ese misma camioneta donde los delincuentes acabaron con la vida de Carlos Desposorio Nieto. De acuerdo con lo que ya hemos informado al respecto, el crimen se produjo a las 3:40 p.m. del viernes, frente al restaurante “El Cañán” (en plena carretera Panamericana).

Como de costumbre, Desposorio se estacionó ahí para esperar pasajeros. En eso aparecieron los homicidas. Estos eran cuatro, según la versión de algunos testigos, y abordaron el auto fingiendo ser pasajeros que iban a Virú pueblo. Al volante, pensando quizá en acabar temprano su jornada de trabajo para regresar a casa y reencontrarse con su niña, Desposorio se aprestó a encender el motor y emprender la marcha, pero los delincuentes se le fueron encima a golpes para despojarlo de la unidad.

COBARDES

Al verse en tal situación, Desposorio Nieto, resuelto a conservar lo que era suyo, trató de defenderse, pero hacerlo terminó costándole caro: resulta que uno de los criminales extrajo el arma que ocultaba entre sus prendas y le disparó dos veces en la cabeza. De más está decir que murió en el acto. Quedó recostado sobre el volante.

Tras jalar del gatillo, los delincuentes huyeron hacia los campos de caña. Por lo que se sabe, dos de ellos fueron arrestados por la Policía, luego de una intensa persecución. Incluso se ha informado que uno tenía el polo manchado de sangre (al parecer de Desposorio), no obstante, ambos fueron soltados horas después.

Esto, como es obvio, ha causado la indignación de toda la ciudad. Nadie se explica que hayan vuelto a las calles, a pesar de las pruebas.

“Si eran sospechosos, por qué han tenido que soltarlos. No han estado presos ni un día, ¿acaso los han interrogado bien, han investigado como es debido? Dudo que lo hayan hecho. Por eso me atrevo a decir que la justicia está al revés en nuestro país. Cuando un delincuente mata, las autoridades actúan con benevolencia, los dejan libres al poco tiempo; pero si una persona que trabaja asesina a un ladrón que ha intentado robarle, entonces lo mandan a la cárcel. Hay justicia para los delincuentes, pero para nosotros, los ciudadanos, no la hay”, añadió Marcelino.

INJUSTA VIDA

Yanina Carranza, de 21 años, se enteró de la muerte de su esposo apenas unos minutos de ocurrida. Desesperada, corrió las tres cuadras que había entre su casa y la escena del crimen esperando, en cada paso apresurado, que la noticia que acababan de darle sea falsa, una broma de mal gusto, pero broma al fin y al cabo, pero al llegar y ver a su pareja ya sin vida, el dolor se le vino encima.

La muchacha recuerda que Desposorio salió de su vivienda una media hora antes del asesinato.

“Almorzamos juntos, como siempre, y luego se fue a trabajar. No puedo creer que ya no esté aquí. Las personas que le hicieron esto no tienen perdón, han matado a mi esposo y han dejado huérfana a mi hijita, no es justo, por ello espero que la Policía los arreste cuanto antes, no pueden estar suelto como si nada”, expresó.

Los restos de Carlos Desposorio Nieto fueron velados en su domicilio y sepultados el domingo por la tarde en el cementerio de Virú. Toda una multitud fue a darle el último adiós, muestra de que se había ganado el aprecio de sus vecinos y de quienes llegaron a conocerlo. Ellos lo recordaron además como un hombre que amaba a su patria, de ahí que, en su juventud, haya prestado servicio en el Ejército. (AC) SATELITE
Virú: Asesinaron a chófer para robarle carro Virú: Asesinaron a chófer para robarle carro Reviewed by Trujillo Peru on abril 23, 2013 Rating: 5

No hay comentarios:

COMENTAR EN FACEBOOK:

Con la tecnología de Blogger.