Virú: Chato Carlos creó empresas con dinero de la extorsión

Su reciente captura, y posterior encierro en el penal El Milagro de Trujillo, lo alejará de las calles, donde ejercía sin piedad el terror contra sus víctimas. Sin embargo, para José Carlos Gonzales Flores, más conocido como “Chato Carlos”, esto no es nada nuevo.

En la frialdad de su celda, Gonzales Flores, último cabecilla de “Los Cagaleche de Virú”, recordará que no es la primera vez que pisa un penal. Ya en tiempos anteriores fue confinado en los reclusorios de Quencoro (Cusco), Socabaya (Arequipa),  Miguel Castro Castro y San Juan de Lurigancho (ambos en Lima).



PERTENECIÓ A

‘LOS INJERTOS’ Y

‘LOS NORTEÑOS’

Su historial criminal va más allá de los delitos de extorsión tan de moda en la última década. Cuando el “Chato Carlos” se decidió por la vida fácil y al margen del la ley, se adiestró en el robo. El uso de la fuerza para asaltar empresas, con un arma y escupiendo amenazas, se volvió su especialidad.

No en vano integró afamadas agrupaciones delictivas, como “Los Norteños”, “Los Injertos” y “Los Capuchas Negras”, populares en la década del 90 por vaciar tiendas comerciales y entidades financieras con un estilo sacado probablemente de las películas de Hollywood.

Incluso, el “Chato Carlos”, como jefe de “Los Capuchas Negras”, había organizado un robo al Banco de la Nación, en el Centro Monumental de Trujillo, que se frustró gracias a la rápida intervención de la policía. En aquella oportunidad (2010), atraparon a balazos a Giancarlo Zegarra Cuadros (“Careca”), el subalterno. Pero “Chato Carlos” no fue capturado; por suerte, se libró de las marrocas.

Otros de los crímenes en los que “Chato Carlos” fue sindicado como autor es en el robo al club Cienciano del Cusco (marzo de 2008), en el que tuvo como cómplice al jugador César Ccahuantico. También saqueó la sede del club Alianza Lima (diciembre del mismo año), en el distrito de La Victoria (Lima) y se llevó hasta los papeles contables.



AMO DE LA EXTORSIÓN

Su camino delictivo no cesó allí. Luego se juntó con “Los Cagaleche de Virú” y se dedicó a la extorsión. Como los hermanos Orchess Espinoza (cabecillas) fueron atrapados y metidos a la cárcel, él asumió el liderazgo. Con ese dinero mal habido se daba una vida de lujos y excesos.

Según la información de la Fiscalía, a nombre de José Carlos Gonzales Flores hay varias empresas que, al parecer, tendrían como única función lavar el dinero sucio. Simulando el delito, se volvió impermeable a la justicia los últimos años.

Sin embargo, este no era su único recurso. También usaba una identidad suplantada. Se hacía pasar por Ever Terrones Camacho. Bajo ese nombre, se dedicaba al crimen.

En su casa en Surco (Lima), la policía encontró objetos de gran valor (muebles forrados de verdadero cuero, televisores, computadoras y aparatos eléctricos de última edición) y dinero en efectivo, con el que pretendió sobornar a los policías.

TIENE OCHO HERIDAS

DE BALA

Pero nada de esto le sirvió al “Chato Carlos” para conseguir su libertad. Las pruebas en su contra eran contundentes. Los empresarios y transportistas a los que él había quitado el dinero a punta de amenazas decidieron delatarlo, para que su imperio nefasto termine. La información indica que Gonzales Flores tenía dominado a todo Virú, y usaba como fuerza el terror de la amenaza. Gran conmoción y preocupación en toda nuestra ciudad ha causado la muerte de una bebé de tan solo cinco meses de nacida. Todo hace indicar que la causa de su temprana desaparición se debió a que, su débil e indefenso cuerpecito, no resistió la influenza.

Sucedió ayer en el hospital Belén. Esta angelita es la tercera víctima de la letal enfermedad que se expande por toda La Libertad. La recién nacida era oriunda de la provincia de Huamachuco, donde al parecer, contrajo el virus de tipo AH3N2.

Según información de la Gerencia Regional de Salud, se han confirmado ocho casos de influenza en la región, cinco corresponden al tipo AH1N1 y tres a AH3N2. La mayoría de las personas que se enfermaron generalmente habían tenido contacto con otras personas infectadas dentro de la misma área. Hay ocasiones en las que una persona con influenza AH1N1 puede transmitirla a alguien más.

Como sabemos las dos primeras víctimas fueron una anciana de 85 años y un hombre de 63 años de edad. Ambos, también, fallecieron en el hospital Belén.

Los síntomas de esta enfermedad son fiebre mayor a 38º centígrados, dolor de cabeza, dolor de garganta, dolores musculares y articulares, tos, estornudos, congestión nasal, decaimiento y falta de apetito, dificultad para respirar o respiración rápida. También pueden presentarse náuseas y vómito.

Los policías que lo detuvieron lo identificaron sin problemas. Pese a hacerse pasar por otra persona (se valió de su otra identidad), sus cicatrices lo traicionaron. En total, las marcas en su cuerpo son ocho: algunas, en el estómago; otra, en la cadera y también las tiene en las piernas.

La Fiscalía contra el Crimen Organizado deberá encargarse de que esta vez no salga tan rápido de prisión. Por su historial, de quedar en libertad, no dudaría un minuto en volver al crimen. Fuente Satelite
Virú: Chato Carlos creó empresas con dinero de la extorsión Virú: Chato Carlos creó empresas con dinero de la extorsión Reviewed by Trujillo Perú on junio 01, 2015 Rating: 5

No hay comentarios:

COMENTAR EN FACEBOOK:

Con la tecnología de Blogger.